Practicar YOGA

¿Es el yoga bueno para pacientes con fibromialgia?

La relajación física y mental van de la mano con esta actividad y es que la práctica de yoga para las personas que padecen fibromialgia es altamente recomendado por médicos, reumatólogos, psicoterapeutas y especialistas en general, sus múltiples beneficios hace que sea tomado en cuenta como una disciplina atractiva para la persona con fibromialgia así como sus familiares y como un medio alternativo de recuperación muy entretenido.

La fibromialgia es una enfermedad reumática caracterizada por un dolor crónico en tendones, músculos huesos y articulaciones que afecta en todo el cuerpo, fatiga extrema, dificultad para dormir, hipersensibilidad, dolor de cabeza, problemas de pensamiento y memoria, entre otros.

Las personas con fibromialgia por lo general tienen dificultades para realizar cualquier actividad física, por más sencilla que pueda parecer una tarea cotidiana, a la persona con esta enfermedad le resulta todo un desafío. La fibromialgia presenta entre sus síntomas dolor muscular, de articulaciones y tendones, problemas de concentración, de conciliación de sueño, entre otros males que con voluntad y dedicación pueden aliviarse.

Entre lo que se recomienda a las personas con fibromialgia están las de llevar a cabo ejercicios suaves, de baja intensidad, que repercute sobre todo en la movilidad de las articulaciones y en la relajación de músculos tensos, para ello la práctica de yoga ha resultado ser de gran utilidad.

 

Un estudio realizado por la Health & Science University de Oregon sugiere la importancia del yoga como posible aliado contra la enfermedad, las personas encargadas del estudio sometieron a prueba a 53 mujeres con fibromialgia con la mitad de esa cifra practicando yoga, mientras que el segundo grupo recibió la medicación de rutina para esta patología.

Pasadas las ocho semanas los autores realizaron pruebas físicas y presentaron un cuestionario a las voluntarias, para observar los resultados de las clases de yoga, comentan los responsables de este trabajo, que “redujo las alteraciones del sueño en un 23,9%; la depresión, en un 41,5%; la pérdida de memoria, en un 25,2%; la ansiedad, en un 42,2%”.

Al parecer el yoga si ayuda significativamente a las personas con fibromialgia, más allá del estiramiento físico, su correcta ejecución tiene efectos en la corrección de postura, el mantenimiento de equilibrio, la distribución de la fuerza por todo el cuerpo, la meditación y la relajación que tiene incidencia en el sistema nervioso, lo que deviene en una mejora en obtener sueño reparador lo que alivia gratamente el circulo vicioso fatiga – falta de sueño – fatiga, la mejora del sistema respiratorio a través de la respiración diafragmática y una mejor salud mental, en fin, son muchos los beneficios que trae el yoga en la persona con fibromialgia.

Es importante tomar las precauciones médicas necesarias antes de empezar a llevar a cabo la práctica de yoga. Esta actividad originaria de la india como es conocido se realiza a través del posicionamiento del cuerpo en diferentes posturas o “asanas”, cada una de ellas tiene su dificultad, por lo que es prudente iniciarse con aquellas que sean más fáciles de realizar y que requiera menor carga corporal para luego ir progresando en las diferentes posturas que según cómo vaya respondiendo el cuerpo resulte adecuada.

Hacer clases de yoga para la fibromialgia con un maestro resulta más beneficioso y menos riesgoso para la persona con fibromialgia, por lo tanto antes de asistir a las clases de yoga es necesario notificar al instructor sobre la enfermedad que padeces para el trato acorde a las limitaciones físicas.

 

Deja un comentario